En agradecimiento a Enrike Redondo

Iritziak

Tras la publicación de una carta que criticaba el comportamiento incívico de los que no respetan la ordenanza de residuos (carta que contaba con el apoyo de Enrike Redondo), DV publicó dos cartas de Joseba Ormazabal en las que, como buen fariseo expulsado del sanedrín, se rasga las vestiduras ante dichas críticas, y arremete contra Bildu, y sobre todo lanza graves improperios contra Enrike Redondo, acusándole entre otras cosas en dos ocasiones de fascista.

 

Sobre las políticas de Bildu y sobre el tema de recogida de residuos, se podría debatir públicamente si Ormazabal y el PNV así lo quisieran, pero a falta de argumentos, rehúsan el debate y continúan manipulando y dividiendo a la ciudadanía. No ofende quien quiere, sino quien puede.

Pero lo que no estamos dispuestos a admitir es que ese tal Joseba Ormazabal, totalmente desconocido tanto en toda actividad popular y social de Ordizia, como en las comisiones del Ayuntamiento, se atreva a descalificar a Enrike, quién desde sus posiciones políticas y convicciones personales ha trabajando en beneficio de nuestro pueblo como concejal electo, cargo ilegalizado por el PNV y PSOE, y como simple ciudadano en diferentes comisiones. Porque, diferencias ideológicas aparte, si algo es reconocido por todo aquel que haya coincidido con él en la vida social y municipal, es el compromiso, honestidad, buen criterio y generosidad de Enrike.

No es fácil de entender porqué obviando el tema que podía ser objeto de debate, es decir, los posibles sistemas de recogida de residuos y la responsabilidad ciudadana, arremete Ormazabal contra la persona de Enrike, a quien ni siquiera conoce. Para poder entender una reacción tan visceral, y patológica, deberá de tenerse en cuenta o bien la afiliación de Ormazabal, parece ser miembro del PNV local, o su animadversión personal, o la de los que hayan podido inspirarle la misiva, debido a algún motivo inconfesable.

Porque es evidente que al PNV le está costando sobremanera digerir la perdida de la alcaldía de Ordizia y el hecho de que el nuevo equipo de gobierno esté gestionando con criterio y eficiencia los asuntos municipales, siendo Enrike Redondo parte activa en esa gestión. Muy a pesar de ese PNV habituado, por una parte, a gobernar desde el Batzoki, ilegalizando partidos, cerrando la puerta a la participación ciudadana, aporreando a vecinos y vecinas a las puertas del Ayuntamiento, negándose a crear comisiones participativas. Y por otra, a gestionar de manera irresponsable los asuntos municipales, como en la gestión del polideportivo, Oiangu, los viajes a Filipinas o la falta de gestión para dotarnos de un almacén municipal  mientras gastaba anualmente 90.000 euros en alquileres de locales, entre ellos alguno de la familia de Ormazabal. 

Bildu se ha esmerado, y seguirá esmerándose, en dar soluciones a esos y otros problemas que tenemos los y las ordiziarras. En esas soluciones ha participado activamente Enrike Redondo, y ni a él, ni a Bildu se le podrá jamás acusar de haber actuado con irresponsabilidad, impulsado por intereses partidistas o en beneficio propio. Lamentablemente no todos los que han ocupado cargos públicos pueden decir lo mismo.

Es tal la diferencia entre la categoría moral e intelectual del señor Redondo y de Ormazabal, entre la talla de uno y de otro, que la única duda que nos queda es si merecía la pena responder a semejantes estupideces.

 

Hemen eskutitzen sekuentzia osoa:

Herritar talde baten idatzia.

Joseba Ormazabalen lehen idatzia.

Enrike Redondoren erantzuna.

Joseba Ormazabalen bigarren eskutitza.